En este momento estás viendo “La tecnología tiene que ayudarnos a ser humanos más aumentados”

“La tecnología tiene que ayudarnos a ser humanos más aumentados”

  • Categoría de la entrada:Muestra Anual / Prensa Muestra
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La periodista especializada Martina Rúa compartió su mirada sobre el avance de la tecnología, la innovación, la robotización y todas las herramientas que deben ayudarnos a mejorar nuestro desempeño.

“La tecnología me fue eligiendo y la tuve que empezar a entender” así comenzó explicando Martina Rúa el motivo de su especialidad en tecnología, innovación y productividad dentro del periodismo y la comunicación.

Apuntó en este último día de charlas de la Muestra Anual 2021 de la Sociedad Rural de Rafaela a hacer pensar en la innovación, los avances tecnológicos y el vínculo con la vida cotidiana, con el auspicio de Sancor Seguros.

“A la innovación la vivimos en estos dos años en lo más cotidiano de la vida, pero también a nivel global”, sostuvo mientras que la robotización, la interacción entre personas y máquinas, para amplificar habilidades crece cada vez más, imitando las actividades de los humanos.

La digitalización avanzó con la pandemia, hubo 7 de cada 10 personas que descubrieron el pago electrónico y que sostienen que lo seguirán utilizando, como una de las muestras de los cambios de actitud que aprendimos en los últimos meses de aislamiento. También se dio la localización y deslocalización industrial, el talento empieza a no tener bordes y la pandemia abrió una era post geográfica, ya que no importa dónde se esté para aportar trabajo y talento.

Han crecido las tecnologías emergentes, la nube híbrida, internet de las cosas, robótica, automatización. Todo esto demuestra de manera fehaciente que la tecnología va adelante de los avances de los individuos, de los negocios y finalmente de las políticas públicas.

Al mirar las tendencias a nivel global, hay muchos empleos que se destruyen y otros que se generan, por eso es importante entender a dónde van las tendencias.

La inteligencia artificial son sistemas, algoritmos, que hacen cosas que antes eran parte de la inteligencia humana. En China ya los niños son formados en tecnología, con manuales de inteligencia artificial.

Esto está más vinculado a la lógica y empezar a entender la inteligencia artificial está a la mano. En nuestro país hay cientos de startups para modificar procesos industriales y situaciones habituales, con desarrollos de jóvenes que ven oportunidades que se resuelven a través de aplicaciones, dispositivos. Todas las industrias y sectores están siendo modificadas con inteligencia artificial.

Se comienzan a presentar desafíos a nuestro pensamiento crítico, sobre las implicancias éticas, el rol de cada uno frente al uso de tecnología, su avance a futuro y su impacto.

La tecnología ayuda a resolver problemas, pero no se debe apostar a un solucionismo tecnológico, sino primero debe estar la inquietud por resolver y atender una problemática. Debe haber un aprendizaje permanente, para poder tener una oportunidad en esta era tan incierta y movible. Se necesita un pensamiento de movimiento y no uno fijo, esto insume más riesgos, pero permite avanzar y construir nuevos contextos y alternativas. Para esto es necesario tiempo para explorar y crecer en habilidades.

“Anímense a exponerse a personas nuevas, a caminos nuevos, a cosas nuevas para ampliar la mirada y tener nuevas ideas” dijo en esta charla orientada a jóvenes.

“Hay que tomarse tiempo para revisar el propio modo mental, para explorar nuevas maneras de hacer cosas, para no quedar obsoletos en nuestro desarrollo. Tenemos que elongar nuestro coeficiente de adaptalidad, desarrollando una mentalidad de aprendices”, agregó.

Las ideas para ser humanos aumentados, hay que ser y hacer, debemos dejar la dicotomía humanos-robots porque el tiempo que viene es de mayor interaccion con robots ese será un ambiente cobotizado. Hay que desarrollar nuevas habilidades, hay que tomar un compromiso permanente con el conocimiento.

Debemos ser conscientes de los sesgos propios, de las creencias y diferenciarlas de los datos. Hay que promover la inclusión y la colaboración aumentada, el trabajo en equipo.

Hay que pensar en el bienestar digital, en la planificación en el uso de la tecnología.

“La tecnología tiene que ayudarnos a ser humanos más aumentados, debemos usar la tecnología como medio y no como fin”, concluyó.