En este momento estás viendo Fitosanitarios: “Se tienen que tener argumentos suficientes, sólidos y no sesgados”

Fitosanitarios: “Se tienen que tener argumentos suficientes, sólidos y no sesgados”

  • Categoría de la entrada:Información Institucional
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Así lo considera el Ing. Agr. Oscar Bohl de Villa María, que explicó los alcances de la normativa vigente en esa ciudad, similar a Rafaela. Por Elida Thiery.

Como lo es Rafaela en Santa Fe, el conglomerado que conforman Villa María y Villa Nueva, dos localidades pegadas en Córdoba, es el tercer núcleo poblacional de esa provincia.  

Con unos cien mil habitantes entre ambas, tiene una geografía muy similar a la nuestra, pero sorprende el establecimiento de industrias lecheras y alimenticias, el vínculo del campo y la ciudad, pero también el avance que supieron hacer en la formación de recursos humanos para sostener económicamente ese aspecto, con la Escuela Superior Integral de Lechería, que se combina con la Universidad de Villa María, para generar una instancia de formación superadora. 

Algunos aspectos similares y otros en un escalón superador son los que nos hacen espiar un poco la forma de trabajar de Villa María en cuanto a los fitosanitarios, para entender cómo una comunidad puede promover el trabajo agropecuario, fomentar un mayor arraigo industrial, con sus consecuencias positivas en lo social y comercial, sin interferir en un crecimiento abarcativo de una comunidad. 

Desde 2009 

Los lineamientos allí están dados por la Ordenanza Nº 6.118 que dispone que la Subsecretaría de Ambiente de la Municipalidad de Villa María es la autoridad de aplicación, para una zona de resguardo de 200 metros, desde los núcleos urbanos, donde no se pueden hacer pulverizaciones de fitosanitarios ni fertilizantes, salvo productos destinados a la práctica de la agricultura orgánica. Esto surgió por solicitud de un grupo de concejales y un estudio realizado en ese momento. 

Aprobada el 20 de agosto de 2009, dispone entre la zona de resguardo y los 1.500 metros sólo puede haber aplicaciones terrestres con productos de clases toxicológicas II, III y IV. Después de los 1.500 metros sí se pueden hacer aplicaciones aéreas, en línea con la normativa provincial. 

Sobre la base de la Ley 9.164 de la provincia de Córdoba y el Decreto Reglamentario Nº132/05, cada aplicación debe comunicarse con fecha y hora concreta con 48 horas de antelación, con máquina habilitada y operario con carnet, tipo de cultivo, dosis y registro completo en receta fitosanitario. 

“La autoridad municipal podrá realizar la inspección in situ”, además de estar facultado el funcionario para tomar tres muestras del contenido del tanque de la máquina, para poder analizarla si se considera, quedando precintadas, una en laboratorio, otra en la Municipalidad y otra para el aplicador. Del mismo modo, si las condiciones meteorológicas no son aptas se podrá suspender la aplicación. 

En el área de resguardo no pueden limpiarse maquinarias o equipos utilizados en aplicaciones, en tanto se prohíbe la circulación de las mismas por el sector restringido al momento de estar cargadas. El abandono de envases también se restringe. 

Los usuarios responsables son las personas físicas o jurídicas que administran las tierras, mientras que en caso de arrendamiento los dueños reales son solidariamente responsables de las infracciones. 

Las multas van de mil a cinco mil unidades de multa (cada una es un litro de nafta super) en la primera infracción, la primera reincidencia de cinco a diez mil unidades, mientras que la segunda infracción tiene multas de diez a veinte mil unidades de multa, secuestro de elementos y clausuras. seguir leyendo…