En este momento estás viendo Las lluvias del fin de semana no mejoran al trigo, pero ayudan a la gruesa

Las lluvias del fin de semana no mejoran al trigo, pero ayudan a la gruesa

  • Categoría de la entrada:Información Institucional
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

En nuestra zona los registros pluviométricos oscilaron entre 40 y 70 milímetros, pero no resuelven la necesidad de los perfiles. Esperando más agua para el domingo, muchos productores apuestan a la siembra de cultivos tempranos.

Este mes de noviembre comenzó de una manera atípica, no sólo por el tránsito de la sequía, sino porque las temperaturas vienen siendo inferiores a las habituales para esta altura del año.
Mientras se encamina el cierre de la campaña fina, con tres años consecutivos de precipitaciones escasas por una extendida “La Niña”.
Si bien después de la lluvia del fin de semana, con marcas entre 40 y 70 milímetros, subieron las temperaturas hasta 37,2°C en Rafaela a mediados de la semana, según registros del INTA. Por la necesidad de humedad en los perfiles, esas precipitaciones fueron bien absorbidas, aunque insuficientes. Sin embargo, son muchos los productores que ya empezaron a arriesgar con la siembra de la gruesa, sobre todo con soja de primera a un ritmo que permita aprovechar los pronósticos de más lluvias para el próximo domingo.


Para la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario estas últimas lluvias que impactaron bien en nuestra zona, no llegaron de manera suficiente al 75 por ciento de la Región Pampeana, porque los déficits rondan de los 140 a 180 milímetros.
De acuerdo a lo relevado esta semana por la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la intención de siembra se mantuvo en un millón de hectáreas, incrementándose en seis por ciento la superficie de la campaña del año anterior que fue de 945 mil hectáreas, mientras que al momento se concretó del 28 al 30 por ciento del total estipulado para esta actividad.


Para el trigo las lluvias llegaron tarde, porque las plantas son bajas, hay mucho grano vacío, pero también rendimientos dispares.
“Hasta la fecha los mínimos alcanzaron los 7 qq/ha y hasta 14, con valores máximos puntuales que lograron los 42 qq/ha, pero, además, en predios muy excepcionales oscilaron entre 46 – 48 – 50. Hasta el momento, el promedio general en los lotes cosechados de 18 a 22 y 22,5 qq/ha. Paralelamente, el resto de los trigales avanzó lentamente a sus últimos estados fenológicos” señala el Sistema de Estimaciones Agrícolas de la entidad.


Las pérdidas nacionales serán importantes. En la provincia de Santa Fe el 45 por ciento de las parcelas en estado bueno, con algunos sembradíos excelentes a muy buenos, especialmente en los departamentos del centro-norte del área de estudio. El 32 por ciento se ve regular, con diferenciación en el color de las hojas con amarillamiento o senescencia, lotes no uniformes, disparidad de altura y de las estructuras de las plantas, síntomas e indicadores de las condiciones ambientales; mientras que el 23 por ciento restante tiene condiciones malas.


Para el girasol la campaña parece normal, sin mayores inconvenientes, sobre todo por la ocurrencia de las últimas precipitaciones.


Para el maíz el agua llega en un tiempo adecuado para poder reaccionar favorablemente, a pesar de los efectos de la helada tardía del primer día de noviembre. Ahora la espera de las precipitaciones se hace más notoria por las temperaturas que debilitan a las primeras hojas emergentes.
Mirando particularmente a los resultados de los cultivos en curso, desde la BCSF se estima que la cosecha de trigo 2022 tendría en la provincia una pérdida productiva de 710 mil toneladas. En maíz temprano, la implantación se contrajo a esta altura respecto a la campaña anterior -1,25 puntos porcentuales.


El girasol crece al momento, de forma comparativa, 17,6 por ciento más y en soja de primera, hasta seis puntos más que en la campaña anterior.
Por el marco económico nacional hay menor disponiblidad de fitosanitarios y se destaca un menor uso por hectárea de los diferentes productos.
En la campaña 2021/22, la cosecha de los principales cultivos entre los que se encuentran soja, maíz, girasol, trigo y sorgo, en los 12 departamentos del centro-norte de la provincia de Santa Fe, resultaron en una producción total de 7.333.445 toneladas (+6,5% respecto la campaña previa), tras una trilla que abarcó una superficie de 2.167.950 hectáreas.


La campaña triguera anterior había tenido una superficie cosechada de 375.900 ha. y un rendimiento promedio de 36,8 qq/ha; siendo 109,4 puntos más elevada que el ciclo anterior y con un rendimiento histórico. Esto se revertirá abruptamente con la campaña en curso.