En este momento estás viendo CRA y AFOA, «un diagnóstico equivocado lleva a acciones y políticas equivocadas»

CRA y AFOA, «un diagnóstico equivocado lleva a acciones y políticas equivocadas»

  • Categoría de la entrada:Información Institucional
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Asociación Forestal Argentina (AFoA) rechazan las múltiples declaraciones del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié que, utilizando datos incorrectos, buscan responsabilizar a los productores rurales y a las forestaciones de los incendios que en forma trágica están azotando a la Provincia de Corrientes, y minimizan los esfuerzos locales que se están realizando para actuar ante una emergencia sin precedentes. Esto afecta tanto el diagnóstico como las acciones locales para atender la emergencia y utilizar la experiencia para situaciones futuras.

Por un lado, afirmó que, de las hectáreas afectadas por incendios, el 90% son forestaciones, responsabilizando a los productores forestales del siniestro. La superficie afectada por incendios según cobertura vegetal está siendo monitoreada por el INTA EEA Corrientes mediante imágenes satelitales. El informe de los incendios al 7 de febrero, indica que desde que comenzaron los incendios a mediados de enero, se estima una superficie quemada de 518.965 has, de las cuales, solo el 2% corresponde a plantaciones forestales. Un diagnóstico equivocado lleva a acciones y políticas equivocadas.

Por otro lado, indicó que las únicas brigadas en acción son las nacionales, invisibilizando la presencia de los bomberos y brigadas locales. Solo del Consorcio Forestal Corrientes Norte, hay 90 brigadas actuando. En la emergencia, la Ley 26815 de Manejo del Fuego, le da al Sistema Nacional de Manejo de Fuego -bajo órbita del ministro- la responsabilidad de coordinar los recursos y acciones en la Provincia. ¿Como puede coordinar si no conoce -o no reconoce- la existencia de brigadas locales?

El Ministro de Ambiente, siendo el responsable para la planificación de acciones y recursos por ecorregión para el manejo del fuego, tiene que haber sido informado por su equipo que las condiciones ambientales de sequía, altas temperaturas y una carga de combustible excepcional ponía en riesgo de incendios -en algunos casos catastróficos como los de Corrientes- a amplias zonas del país bajo su responsabilidad.

No hubo prevención, ni planificación, ni coordinación. Y solo vemos con sus declaraciones formas de exculpar sus responsabilidades con una falta total de empatía hacia los combatientes de incendio, a los productores y a la comunidad que están sufriendo una tragedia inédita. 

FUENTE: CRA